LA SEGUNDA CIUDAD

      , Clorinda, Fsa, (RA)       


 
 

 

 

      .

 

La caída del consumo y la crisis sectorial llevaron al peor momento de la industria de alimentos

 
 

La capacidad instalada de las fábricas tuvo una utilidad de apenas el 61,6% en junio, lo que significó una caída del 5,3% en comparación interanual y se ubicó en el segundo peor registro del año, apenas por encima de la actividad de enero. La caída del consumo fue la responsable de la drástica caída de la producción de alimentos y bebidas, el sector más competitivo de la actividad manufacturera local pero, aún así, atraviesa fuertes problemas.

Según el informe del Indec, el bloque de alimentos y bebidas usó su capacidad instalada en tan sólo el 59,1% en junio, sensiblemente inferior al que registró en el mismo mes del año pasado cuando el 64,3% de las máquinas estuvieron encendidas. Según ese análisis, la caída "se origina, principalmente, en las disminuciones de la producción de carnes blancas, de la molienda de cereales y oleaginosas y de la elaboración de bebidas".

Los datos confirmaron que la industrialización de los alimentos sufrió una retracción que prevé una de las peores crisis del sector, que podría tener consecuencias "graves" para el futuro de las empresas que presentaron problemas en los últimos meses y que deberán enfrentar un semestre de ajustes en las cuentas públicas y afectación de la inflación en la capacidad de consumo de la población.

Fuentes empresarias que integran la COPAL confiaron a BAE Negocios que "si bien en julio se observó un crecimiento del consumo gracias al efecto del aguinaldo en las compras, el resultado del semestre será uno de los peores y se presume que la segunda parte del año será aún peor".

Los empresarios del sector advirtieron que la caída del consumo a partir del deterioro del mercado interno dejó a muchas fábricas "al borde del cierre" y a todas "en problemas de distintas índoles". La presión impositiva, los costos logísticos y el impacto de la inflación "que será cada vez más grave" generó un combo "imposible de trasladar".

Otro sector que sirvió como ancla para la medición de la capacidad instalada fue el de producción del tabaco, que mostró un nivel de 68,0%, "inferior al registrado en junio del año pasado (76,1%), como consecuencia de la caída en la producción de cigarrillos que, según datos del EMI, se redujo 9,7%" de manera interanual.

La caída en la industria automotriz fue otra de las claves del hundimiento del uso de máquinas locales. La medición oficial señaló que el nivel de utilización de la capacidad instalada de 47,7% fue 7,3% menor que en junio del 2017, cuando se registró un magro 55%. Esta situación se explicó por la contracción del sector del 11,8% en el sexto mes del año respecto a igual período del año pasado. "Asimismo, según la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), la cantidad de unidades producidas en los segmentos de automóviles y utilitarios disminuyó 13,4% en el mes de junio de 2018 en comparación con el mismo mes del año pasado", destacó el Indec.

A nadie sorprendió que la industria textil presentara un nivel de utilización de la capacidad instalada de 55,4% en junio de 2018, inferior al registrado un año atrás cuando fue del 66,2%. La explicación es la contracción en la elaboración de tejidos y de hilados de algodón, que se vincula con el menor nivel de pedidos por parte de los rubros fabricantes de prendas de vestir y otras confecciones

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

   
   
 

 Derechos Reservados Clorinda - Formosa - Argentina

  L.S.C.P. Servicios Publicitarios

 Política de privacidad

Tel.: 03718-426426 - lsc.clorinda@gmail.com

webmaster